Tribu de Judá: Don de la Belleza

(Nacidos en: ...1907, 1919, 1931, 1943, 1955, 1967, 1979, 1991, 2003...).


Ocupa el cuarto lugar en importancia y privilegios dentro del Grupo de Rescate y Salvación de la Humanidad.

Las personas que poseen el Don de la Belleza llevan en sí la orden de reconocer todo lo hermoso que poseen los Seres Humanos y hacérselo saber a todos.

Más que todo, este Don debe ser una alabanza que debe salir fluida desde el fondo de ellos, al reconocer lo hermoso que es el Ser Humano.

Para realizar esta función, este Don debe ser una alabanza que debe salir fluida desde el fondo de ellos, al reconocer lo hermoso que es el Ser Humano.

Para realizar esta función de alabanza cuentan con numerosas cualidades, como por ejemplo, son personas muy fuertes y valientes como todas las personas del Primer Grupo.

Como el papel de estas personas es poner belleza donde haya fealdad, si se despiertan al Amor, en lugar de perder el tiempo criticando lo feo de los demás que les molesta y pone difíciles y fríos, podrán motivarlos y despertarlos al verdadero Amor.

Estas personas podrían transformarse en verdaderos «elevadores» de la Humanidad hacia el Estado de Amor, si entendieran cabalmente las Enseñanzas de Jesús.

Porque el Estado de Amor, sólo lo puede alcanzar la Humanidad cuando todos los Seres Humanos nos amemos los unos a los otros, como Dios nos ama.


MISIÓN

El Don de la Belleza fue creado por la Mente Común, con la única Misión de sorprenderse y maravillarse frente a la perfección que encierra cada Ser Humano que le rodea y reconocerlo públicamente.

El tiene la orden de ver la maravillosa obra de Dios expresada en cada Ser Humano.


FUNCIÓN

Para entender mejor su función, las personas del Don de la Belleza deben recordar y darse cuenta que la vida cotidiana de la Familia Humana está llena de atropellos a la dignidad humana.

Todos los Seres Humanos en cualquier lugar del mundo, todos los días, de uno o de otro modo, pisotean la dignidad de sus hijos, de sus hermanos, de sus parejas, de sus amigos, de sus compañeros de trabajo, de sus empleados, de sus vecinos, sin sentir el menor dolor, haciendo que lo feo de este mundo sea algo natural.

Ayer como hoy, la tendencia del Ser Humano es mirar en menos a los demás y por lo mismo, se permite utilizarlo, desecharlo, atropellarlo, someterlo y esclavizarlo, y hasta hay «permiso» para matar a cualquier Ser Humano.

Y todo esto, porque no hay nadie que reconozca la Belleza Interior que hay en cada Ser Humano y la destaque y la defienda, ni menos hay quienes se preocupen de despertarla.

No hay nadie que se preocupe de descubrir las cosas hermosas que encierra el Ser Humano y tampoco el Ser Humano se preocupa de mostrar las cosas hermosas con que Dios los dotó.

La Función de los integrantes del Don de la Belleza, es descubrir las cualidades del Ser Humano y darlas a conocer para que tanto ellos como los demás se transformen en protagonistas del Mundo del Amor.


EL ANTIDON: ¡LA FEALDAD!

Al igual que todas las Tribus anteriores, las personas de la Tribu del Don de la Belleza también están cerradas al Amor Universal, y por lo mismo, se encuentran con su Antidon muy activo.

El Antidon de esta Tribu es la FEALDAD, que es lo opuesto a la Belleza, y se expresa muy claramente criticando todo lo feo que ven en los demás y que les moleste.

También tienen tendencia a ver los defectos de los demás, pero nunca ven los propios.

Como el Antidon es lo opuesto al Don, a estas personas les cuesta mucho entender que su papel no es criticar lo feo que ven en los demás, sino motivarlos a despertar al Amor de los unos por los otros, porque ese Amor es la única fuente de Belleza.

Les molesta lo feo que hacen los demás, especialmente si lo feo puede quitarles méritos a ellos.

En tal caso, cuando están esperando ser elogiados y las cosas no suceden como ellos esperaban, sus críticas son muy ásperas y permanentes.

También en este caso, suele verse a estas personas replegarse automáticamente y hacer muy bien el papel de víctimas de los demás. Esto les impide reconocer que son víctimas de sí mismos.

Al no reconocer que son víctimas de los caprichos de su propia fealdad, su tendencia a la crítica y a hacerse las víctimas va aumentando con la edad. En los casos más graves, no tienen ningún escrúpulo para desprestigiar a otros.

Tampoco tienen problemas para hablar mucho de ellos mismos y de sus cualidades, poniéndose en muchas oportunidades como modelo de perfección en tal o cual cosa, porque les gusta mucho atraer la atención.

Eso les dificulta las relaciones con los demás, especialmente con las personas de su propia casa, porque no es grato vivir al lado de una persona que tiene tanta necesidad de elogios.

Buscar elogios es característico de las personas del Primer Grupo, aunque en algunas Tribus (como ésta) es más notorio.

Además de reconocer las cosas feas que hacen los demás, otra de las expresiones del Antidon de esta Tribu es lo mucho que les cuesta reconocer las cosas feas que ellos hacen.

Si alguna vez llegan a reconocer lo feo que ellos hacen, será cuando tengan a alguien a quien culpar de ser el causante de su mala conducta.

Por eso, sólo son amigos de la gente que les conviene. Cuando alguien les sirve, ese alguien tiene cualidades. Cuando deja de servirle, sólo tiene defectos.

A estas personas no les corresponde criticar lo feo, porque con la crítica ponen más fealdad, se hace más fuerte el Antidon, se ponen más duras y frías, y atrofian su inteligencia.

A estas personas les corresponde sólo despertarse al Amor Universal de los unos por los otros. Así pondrán Belleza y así descubrirán la Belleza de los demás, porque también los despertarán al Amor Universal.

Siguiendo con el tema del Antidon, es bueno recordar que cuando estas personas están necesitadas de energías, dinero, fama o poder y descubren a alguna persona que pueda satisfacer alguna de estas necesidades, no titubean en conquistarle, pues si se lo proponen, pueden ser muy seductores y oportunistas.

Su Antidon también se expresa tratando de llamar la atención de los demás con su apariencia personal. Tanto hombres como mujeres se preocupan de la dieta, de la ropa, la casa, los autos, etc.

Suelen ser físicamente de una belleza armoniosa (no llamativa) lo que les permite que su presencia sea agradable. Sin embargo, el Antidon transforma a estas personas en conflictivas, pues las obliga a actuar en forma chocante, ya que pasan bruscamente de la amistad a la enemistad, de la sonrisa al enojo, de la ternura al capricho, de la calidez a la frialdad total, del elogio a la crítica, de la pasión a la indiferencia. Con esto demuestran que sólo buscan ser agradadas y complacidas.

Esta forma de actuar produce feas impresiones en las personas que las rodean y que las conocen profundamente (especialmente los hijos). Pero su carácter, de fondo generalmente frío, les impide tomar conciencia cuando hacen sufrir a alguien.

Por lo mucho que les desagrada lo feo que les rodea, por el tiempo que pierden en la crítica, por los elogios que esperan recibir y por la ignorancia de su papel, son personas algo frágiles emocionalmente.

Esa fragilidad emocional los hace muy vulnerables y «llevados de su idea», y les cuesta mucho tomar en serio por mucho tiempo a los demás, a no ser que se ajusten a sus conveniencias personales.

Los hombres saben ocultar muy bien esta fragilidad bajo una gruesa capa de formalismo y frialdad. En cambio, a las mujeres les es más difícil ocultarlo, y es muy fácil verlas muy inquietas cuando las cosas no se dan como esperaban.

Son personas muy esforzadas cuando se lo proponen, ya que son muy ambiciosas y les gusta la buena vida.

Se mueven más por ambición que por sentimientos.

4 comentarios: