Tribu de Simeón: Don de la Palabra

(Nacidos en: ...1905, 1917, 1929, 1941, 1953, 1965, 1977, 1989, 2001...).

Ocupa el segundo lugar de importancia dentro del Grupo de Rescate y Salvación de la Humanidad.

Lo más original que poseía el hombre primitivo era la capacidad de hablar. Si hoy, estas personas descubrieran que lo mejor para la Humanidad es vivir la Única Ley Universal del Amor de los Unos por los Otros, el mundo cambiaría muy pronto.

El descubrimiento de esta Ley Única y la fuerza que da el vivirla, despertaría ampliamente en estas personas su extraordinario Don de la Palabra. Además, toda persona que los escuchara, no se resistiría a su elocuencia y por lo mismo, se despertaría también al Amor.

El Don de la Palabra es el Segundo Grupo de personas creadas por la Mente Común, en su búsqueda incesante por mejorar las condiciones de vida de los Seres Humanos.

Recordemos que la Mente Común está formada por la información de todas las mentes de todos los Seres Humanos del pasado y del presente.

Recordemos también, que la mayor información que recibe la Mente Común de parte de cada Ser Humano es de dolor y negatividad. Por lo tanto, la Parte Negativa de la Mente Común es más amplia que la Parte Positiva que se preocupa de buscar soluciones a los problemas de la Humanidad.

La persona con el Don de la Palabra está llamada con su elocuencia a convencer a la Humanidad de lo importante que es vivir una vida sin dolores, sin negatividad.

Todas las fuerzas de estas personas están orientadas a hablar, porque sólo para eso fueron preparadas.

Estas personas tienen una poderosa orden que las obliga a hablar siempre. Siempre están hablando, aún cuando están callados, aunque no pronuncien palabras. Porque no siempre hablan con palabras: muchas veces hablan con la mirada, con la forma de caminar, con la forma de vestirse, con la forma de sentarse, con la manera de reír y con la manera de guardar silencio.

Todos en ellos está «obligadamente diciendo algo». Aunque no siempre ese «algo» es positivo. En muchas ocasiones es el fruto de la arrogancia, del descontento, de la violencia.

Es tan fuerte la orden de hablar que ellos cargan, que bastaría sólo UNA persona del Don de la Palabra para cambiar el curso de la Historia de la Humanidad, si esa tuviera la fuerza para detenerse a pensar en la necesidad que tiene el mundo de vivir la Ley Universal del Amor de los unos por los otros.

Además, la necesidad de hablar que ellos tienen en sus Genes, cuenta con la fuerza suficiente para que todo cuanto digan quede plasmado en la mente de los demás. No importa si lo que digan sea de importancia o no, todo lo que dicen estas personas queda plasmado en los demás, porque lo dicen con todo su ser.

Son personas muy vitales para hablar. Por lo tanto, deben ser muy cuidadosas con lo que hablan para no caer en la charlatanería o la corrupción.


MISIÓN

La Misión de todos los Dones es servir a la Humanidad.

Pero cuando la Mente Común se dio cuenta que el Don de la Generosidad no podía descubrir nada que beneficie a la Humanidad a pesar de que las personas con este Don tenían todos los privilegios, decidió limitar la tarea a las Tribus siguientes para que desarrollen bien un Don y facilitarles las cosas.

De esta manera la Mente Común esperaba que el Ser Humano, al poseer una sola tarea específica, podía ser más útil a la Humanidad que si tenía muchas tareas diferentes.

Como la característica visible más original que el Ser Humano poseía era el lenguaje, la Mente Común decide que las personas de la Segunda Tribu se dedicaran a hablar mucho para mantenerlo y desarrollarlo.


FUNCIÓN

Ya vimos que la tarea principal de las personas con este Don era desarrollar al máximo la capacidad de hablar, para impedir con ello que se perdiera esa capacidad que hacía original al Ser Humano.

Pero además de esa tarea tenía dos tareas más. Dos tareas importantísimas que se les encomendarían también a todos los Dones siguientes:
1) Presionar al Don anterior (en este caso, al Don de la Generosidad).
2) Exigirse a sí mismo (para hacerlo mejor).
Estas dos funciones, además de la Función Principal, debían tener como meta el beneficio de todos los Seres Humanos sin excepción.

La Meta dignificaba las funciones de cada Don.

La Mente Común, a pesar de tener poca información positiva, siempre presionó para que la meta fuera servir a TODA la Humanidad, no a unos pocos.

El no cumplimiento de la meta aumenta el poder esclavizante del Antidon.


EL ANTIDON: ¡LA CHARLATANERÍA!

Justamente, porque la Mente Común les dio una Orden Mental de hablar mucho, pero no les dijo de qué debían hablar, el Antidon de las personas de la Tribu del Don de la Palabra, es la CHARLATANERÍA.

A pesar de que estas personas son más frías que otras frente a la suerte de la Humanidad, su Antidon de la Charlatanería ha impedido que la capacidad de hablar se perdiera y más aún, ha permitido que se perfeccionara, lo que es bueno.

Además, con su charlatanería ha provocado en las personas de las otras Tribus el deseo de hablar también. ¡Por lo menos, para hacer callar a estas personas cuando son muy agobiantes!

Entonces, el Antidon de la Charlatanería, es una respuesta inconsciente a la orden de hablar constantemente que la Mente Común dio a estas personas. Y es por esto, que las personas hablan mucho y de diferentes maneras.

La Mente Común no les dio a estas personas una orden acerca de qué debían hablar, porque en la Mente Común no existía la necesidad de vivir el Amor. Por lo tanto, no sabía lo que podría ser verdaderamente importante para la Humanidad. Pero sí sabía que la capacidad de hablar sería muy útil en algún momento y por lo tanto, no debería perderse.

Entonces, durante miles de años, estas personas, por ignorancia de lo importante que es vivir la Ley Universal del Amor, no hablaron de ella, y sólo han ocupado su Don para hablar de cualquier cosa, especialmente para convencer a los demás de lo importante que ellas son.

Esto quiere decir que si ahora estas personas no se preocupan de conocer la Ley Universal del Amor y de entenderla, siempre estarán buscando su propia gloria.

Seguirán usando su Antidon en lugar de usar el Don.

Seguirán mostrando su tendencia exageradamente marcada a hablar de ellos mismos: de sus viajes, de sus estudios, de sus cosas, de sus éxitos, de sus trabajos y por supuestos que seguirán resaltando todo lo que hacen los demás, por insignificante que sea.

Seguirán dejándose llevar por la marcada tendencia a descalificar a toda persona que no los adule o no les dé la razón. Esta tendencia es más marcada en las personas sobre 36 años.

Es muy común verlos rodeados de personas que son fáciles de manejar, pero que a la vez sean autosuficientes.

No entienden, ni les agrada que un familiar o amigo pueda tener una opinión distinta a la de ellos. Simplemente, no aceptan las opiniones de los demás.

Por lo tanto, son poco razonables, y con esta actitud crean a su alrededor un ambiente adverso que les impide hablar como lo desean, y caen entonces en unos largos silencios y estados de mal humor.

Es importante tener presente que, junto con la orden de hablar mucho que les dio la Mente Común, además tienen la orden de estar en medio de la gente y sentir gusto por sobresalir.

La necesidad de sobresalir les ha dado la habilidad para aprender rápidamente y copiar lo aprendido. Y todo lo aprendido lo utilizan para hablar más, y así seguir en medio de la gente.

Es muy común entonces ver la habilidad que poseen para apropiarse de las ideas ajenas y utilizarlas para beneficio personal.

Si después de todos los esfuerzos que hacen por sobresalir, el ambiente no les permite ser el centro de la atención, guardan un silencio que denota claramente su malestar.

Recordemos que ellos hablan incluso cuando están en silencio. No son introvertidos como a veces aparentan ser. Más bien son huraños y de mal carácter.

Si están callados es:
a) Porque con su silencio quieren decir algo a quienes les rodean.
b) Porque están preparando un ataque verbal.
También callan, ¡De mala gana!, cuando están en una situación cultural o económica desventajosa. Pero nunca se callan por educación.

Si no han recibido una buena formación en la niñez, la mayoría de estas personas suelen ser muy mal educadas o desatinadas. Son muy pocos los que se esfuerzan, por iniciativa propia, en ser educados y gentiles.

Pero a pesar de todo, debemos entenderlos y ayudarlos, porque deben estar siempre hablando, y por no tener una información superior en qué ocupar su elocuencia, han debido usarla aunque sea para agredir verbalmente a los demás.

Con excepción de muy pocas personas, la mayoría suelen ser poco simpáticos y poco respetuosos, y a consecuencia de esto, cultivan grandes enemistades, lo cual por supuesto, aumenta su mal humor y su amargura, ya que cuando actúan así, pierden admiradores y dejan de estar en el centro.

Y como tienen una orden de estar siempre en el centro para poder hablar, al impedírselo su mal carácter, se amargan.

Ellos no quisieran tener enemigos, pero como no conocen la Ley Universal del Amor, único tema que beneficia a toda la Humanidad, involuntariamente frustran su naturaleza ansiosa de brillar y caen en estado de violencia y rechazos.

Como por lo general son personas muy fuertes, cuando están en negativo, además de hacerse de enemigos, ellos mismos también son enemigos terribles, lo que se les traduce en amargura, pues les resta oportunidades de hablar, ya que la gente se les aleja.

Y ellos necesitan tener mucha gente a quien hablar. Y si la gente está enojada con ellos, ¿Quiénes los escucharán?

Son muy hábiles para cambiar de tema de conversación cuando no lo dominan.

En los hombres, si no son bien formados cuando niños, se desarrolla en ellos exageradamente, el individualismo, lo cual siempre les causa muchos dolores de cabeza durante su vida, pues siempre se encontrarán con personas más fuertes que ellos.

En las mujeres, si no se les forma bien desde niñas, pueden llegar a ser más charlatanas y agresivas que los hombres, y sólo en contados casos son calladas y de apariencia enigmática... lo cual es una forma de hablar también.

Estando en positivo son muy buenos amigos y tienen siempre un tema de conversación entretenido. Son muy amenos.

Pero a la mayoría de estas personas les cuesta estar en positivo, porque tienen una marcada tendencia a ser descalificadoras y por lo mismo, tienen muy mal carácter, y como resultado de todo esto se atraen muchos problemas y les causan muchos problemas a los demás. Por lo general, sus amigos se cuentan entre las personas de su misma Tribu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada