Tribu de Neftalí: Don de la Autoridad

(Nacidos en: ...1909, 1921, 1933, 1945, 1957, 1969, 1981, 1993, 2005...).


Ocupa el Sexto Lugar en importancia y privilegios dentro del Grupo de Rescate y Salvación de la Humanidad.

El mundo cambiaría muy rápidamente, si estas personas entendieran que poseer el Don de la Autoridad, no significa mandar.

El Don de la Autoridad significa destacarse poniendo su vida al servicio del Bien Común y además, destacarse motivando a los demás a dar lo mejor de sí a favor de toda la Humanidad.

Destacarse haciendo que otros se destaquen a favor de todos.

Pero ni las personas de esta Tribu, ni las personas de otras Tribus tienen claro lo que le conviene a la Humanidad, porque esa información no la tenía la Mente Común al crear las Tribus.

Lo que la Mente Común no previó fue que el Ser Humano por estar en tinieblas, no ve a los demás.

No los ve como una fuerza igual a él. No los ve como una inteligencia igual a él. Ni menos ve a los demás como una oportunidad igual a él, que sumados podrían encontrar el Bien Común.

Al estar en oscuridad, el Ser Humano mira a todas las personas que le rodean como inferiores y peores que él, lo que lo transforma en un ser asustado, desconfiado y agresivo.

La oscuridad mental en que se encuentra le impide ver en los demás la gran oportunidad de salvación de la Especie Humana de todos los dolores, vicios y miserias que la destruyen física y psicológicamente.

A pesar de todas las cualidades con que la Mente Común dotó a los Seres Humanos, después de miles de años, aún seguimos metidos en un túnel oscuro arañándonos, odiándonos y dando palos al aire.

Todo esto ocurre porque la Mente Común tampoco previó que las cualidades no salvan a la Especie Humana del dolor, porque no rescatan al Ser Humano de su Egoísmo.

Dice Jesús: «Mientras el Ser Humano siga en su egoísmo seguirá metido en la misma terrible oscuridad mental del cavernario, y sólo se diferenciará de un cavernario por las cosas exteriores que le rodean. Por sus miedos, por la cantidad de necesidades que se ha creado a causa del miedo, psicológicamente sigue siendo un cavernícola».

La imagen de un cavernícola acurrucado solitario en el fondo de una oscura cueva a causa de sus miedos, es la imagen de todo Ser Humano en la actualidad, porque el egoísmo lo tiene encerrado en una oscura caverna.

Cuando la Mente Común pensó en crear esta Tribu de la Autoridad, pensó en el miedo que dominaba la existencia diaria de las personas, y trató de darles a los integrantes de esta Tribu una mentalidad más curiosa y más inclinada a empujar a los demás a perder el miedo. Pero estas cualidades justamente, por estar en desamor, no las usan bien, como veremos en el Antidon.

Si hoy estas personas entendieran que el Don de la Autoridad no significa destacarse mandando, sino destacarse amando a los demás como Jesús lo pide, dejarían su comodidad para destacarse motivando a los demás a despertar su propia capacidad de amar.

Realmente serían una autoridad en ayudar a la Humanidad a despertarse al Amor de los unos a los otros, tal como Dios nos ama, y así dejar la oscuridad de la caverna para salir a unirnos a los demás a través del Amor Universal y liberarnos del miedo al Amor y del miedo a Jesús.

Para trabajar por un Mundo Nuevo donde reine el Amor, estas personas cuentan con muchas cualidades. Además de su inclinación a luchar, poseen una gran vitalidad, son rápidos y ejecutivos, inteligentes y sensibles.

Es importante saber también, que estas personas son extrovertidas y seductoras.

Y éstas últimas cualidades no se las dio la Humanidad sólo porque sí, sino porque con ellas apoyan su inclinación a luchar.

Lo de extrovertidas se los dio la Mente Común para que se atrevieran a salir de su caverna y pudieran atreverse además a invitar a otros a salir de sus cavernas.

En segundo término, el ser extrovertido es una gran ayuda para no ser interferido por los propios miedos y por los miedos ajenos.


MISIÓN

La Misión de las personas que tienen el Don de la Autoridad es ejercer presión sobre los demás para obligarles a salir de su comodidad y desidia, y motivarlos a cumplir con la Misión de todos, que es la búsqueda del Bien Común.


FUNCIÓN

Como con esta Tribu se cerraba el Grupo de Salvación y Rescate de la Humanidad, la tarea que le encomendó la Mente Común fue difícil, pues debía influir en todas las Tribus del Grupo, para que se esforzaran en cumplir sus tareas también.


EL ANTIDON: ¡EL SOMETIMIENTO!

El Don es lo que tenemos inactivo. El Antidon es lo que tenemos activo.

El Antidon de las personas que pertenecen a la Tribu del Don de la Autoridad es el SOMETIMIENTO. Y esto ocurre, porque el Ser Humano no ama al Ser Humano. Y al no amar no puede usar el Don. Esto es válido para todas las personas.

Estas personas tenían como orden motivar a las personas de las Tribus anteriores. Sin embargo, por no estar en positivo, en lugar de ejercer autoridad sobre estas Tribus y motivarlas a servir a la Humanidad, generalmente se dejan someter por otras personas de las Tribus anteriores, y es muy común verlos ser muy serviciales y hasta serviles frente a cualquiera de estas personas. Lo menos que hacen es no molestarlas.

También es muy común ver, que con las personas del Segundo Grupo actúan diferente. Con estas personas son muy autoritarios y tratan de someterlos hasta anularlos.

Por lo tanto, el Antidon de las personas con el Don de la Autoridad se expresa de dos maneras:
1) Sometiéndose a sí mismo ante los más fuertes.
2) Sometiendo a los más débiles (Tiranía).
A causa de estas expresiones opuestas, este Antidon es muy exigente y le causa muchos problemas a las personas que lo poseen, pues por un lado esperan que alguien conduzca sus vidas, y por el otro lado quieren tener en sus manos el control de todas las personas que le rodean.

Para ellos el Ser Humano que les rodea es su amo o su esclavo, y no hay términos medios, porque a ellos les agrada ser sometidos o autoritarios.

De esto se desprende una marcada tendencia al orden y a ordenar la vida de los demás. Les gusta hacerse indispensables a través del orden y del control.

Aunque todos los Seres Humanos tienen un carácter cambiante, las personas del Don de la Autoridad tienen un carácter marcadamente voluble. Y esto también les acarrea muchos problemas.

Necesitan ser volubles para satisfacer su fuerte inclinación a influir en los demás y a mandar.

Debido a esta necesidad genética, deben cambiar constantemente de estrategia para poder influir en los demás. Esto los hace muy volubles y temperamentales.

Este carácter voluble es más notorio si estas personas se encuentran rodeadas de muchas personas más fuertes que ellas y no se dejan someter.

Estas personas fueron hechas extremadamente sensibles a las reacciones de los que le rodean, pero su Antidon las presiona a llamar la atención de los demás, pero lo hacen en una forma incorrecta y sin la finalidad de buscar el Bien Común.

A causa de su Antidon, estas personas se caracterizan por hacer todo lo que los demás no esperan de ellas. Por ejemplo, cuando se dan cuenta de que los demás lo necesitan, se van de vacaciones.

Les gusta ayudar, pero sólo a los amigos y a los que les conviene.

Aunque esta actitud es común en todos los Seres Humanos, porque somos dirigidos por el egoísmo y el interés individual, a estas personas esta manera de actuar les acarrea un problema grave.

Por el trabajo encomendado por la Humanidad a estas personas de intervenir siempre en todas las Tribus, al no hacerlo, se les atrofia mucho el cerebro y pueden llegar a ser personas muy limitadas con el transcurso de la edad.

1 comentario:

  1. Como somos el signo que rige a los demás.Somos demasiado humanitarios.Hasta el como de entregar y hacer lo que los demás quieren y desean y no nos damos cuenta de que nos están manipulando,para obtener beneficios de nosotros.Debemos tener autoridad rescatarla.El error es que anulamos todo lo que nos hacen al extremo , día con día. Y con las mismas personas que tratamos a diario....Toda persona que se nos acerca, se enrriquece a costa de nuestros talentos, y nos damos cuenta de eso y no actuamos.

    ResponderEliminar